Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cuando te conviertes en papá o mamá, se te abre un mercado desconocido hasta entonces en el que las posibilidades rozan el infinito. Elegir a veces es cuestión de preferencia personal —y no, no me refiero a ti, sino a los gustos de ese pequeño ser que ahora es el centro de vuestras vidas y que tiene las ideas más claras de lo que imaginabas—, pero otras muchas requiere que te informes bien sobre cuáles son tus opciones y cuál encaja mejor con tu estilo de crianza.

Si explorar el mundo de los chupetes y las tetinas es poco menos que coronar el Everest, el de los biberones es algo menos arduo, como veremos a continuación.

El tamaño (no) importa

Si acabas de llegar a casa con tu recién nacido y te das cuenta de que todos tus biberones son de 300 ml, no te preocupes. Obviamente, lo más cómodo para los primeros días y semanas en que las tomas rondan los 60 o 90 mililitros es optar por biberones de tamaño más reducido, como el biberón PP 150 ml Nature Sense con tetina de silicona de NUK. Este biberón tiene el tamaño perfecto para afrontar esta primera etapa.

Más adelante, conforme vayan aumentando las tomas, podrás pasarte a los de 240-300 ml, como este otro de 300 ml y tetina de silicona. Te será siempre mucho más cómodo utilizar un único biberón de este tamaño que usar uno más pequeño y tener que dárselo dos veces. Más que nada porque, como ya comprobarás, esos 50 ml extra que sí se habría tomado si se los das de una sola toma puede no quererlos si tienes que parar a prepararlos. Es matemático.

Además, los biberones más pequeños pueden servirte para más adelante, por ejemplo, para cuando introduzcas la alimentación complementaria a partir de mínimo los seis meses, y tengas que ofrecerle agua con regularidad. Como no se va a beber cuarto de litro de una tacada, los biberones más pequeños son ideales para esta fase en la que comienzan a tomar agua.

El material de fabricación

Este es, posiblemente, uno de los factores más diferenciales a la hora de escoger un biberón. Ahora mismo nos encontramos en un momento de gran concienciación sobre el uso del BPA en los objetos que utilizamos con nuestros pequeños, y buscar marcas que no utilicen compuestos que lo contengan, como el policarbonato (PC), es fundamental.

NUK ha adquirido el compromiso como marca de no recurrir a ningún material que contenga BPA mucho antes de que la prohibición legal por parte de las autoridades se implantara. Por tanto, ninguno de sus productos contiene bisfenol A y la elección del material de nuestro biberón, dentro de cualquiera de sus gamas, es una cuestión de preferencia personal.

El vidrio: transparente, reciclable y resistente

Biberones NUK

El vidrio es uno de los materiales a los que recurren para la fabricación de biberones. Se trata de un material inorgánico y duro que vemos en nuestro día a día en todo tipo de productos, desde las botellas de aceite de oliva hasta los recipientes para conservar la comida. Es un habitual en nuestra alimentación diaria y esto tiene un motivo.

Además de ser 100% reciclable y que pueda reutilizarse una y otra vez, el vidrio es no poroso e impermeable, con lo que no tiene ningún tipo de interacción con el alimento que contenga, sea sólido o líquido. No altera su sabor y no transmite ningún tipo de compuesto o sustancia química a su contenido, al no utilizarse tampoco durante su fabricación.

Su uso en biberones, por todas estas razones, está muy recomendado. No sólo es respetuoso con el medioambiente, una de las principales preocupaciones en la sociedad actual —y con razón—, sino que también, gracias a los distintos tratamientos y mejoras a los que se le ha ido sometiendo, es más resistente como material y aguanta mejor roces y arañazos.

Además presenta una gran tolerancia al calor, con lo que el proceso de esterilización no altera su durabilidad, y los biberones de vidrio son fáciles de limpiar, ya que nos permite ver cualquier tipo de resto que haya podido quedar y lavarlo concienzudamente.

Si te decides por un biberón de vidrio, gozarás de todas estas ventajas, pero hay un punto importante que debes tener en cuenta y es el de no dejar a tu bebé nunca sin supervisión con este tipo de biberones. Pese a su resistencia, no están exentos de caer y romperse, y debemos utilizarlos únicamente bajo supervisión —aunque, en realidad, cualquier biberón debería ser empleado así—.

El plástico: un todoterreno ligero y para todas las ocasiones

Biberones NUK

El plástico es otra opción, quizá la más mayoritaria, a la hora de escoger material para el bibe de nuestros hijos. Lo encontramos en nuestro día a día en prácticamente todo lo que nos rodea, con lo que estamos muy familiarizados con él.

Los plásticos que utiliza NUK para sus biberones, como comentábamos anteriormente, no tienen bisfenol A y recurren a compuestos sintéticos como el polipropileno (PP) o las poliamidas (PA). Todos ellos aptos para el uso en la industria alimentaria y perfectamente seguros.

Hay algunas diferencias entre ellos. El uso del PP da al biberón una apariencia más blanquecina y mayor robustez, con lo que nos encontraremos con un biberón más resistente. Los biberones fabricados con PA o PPSU tienen características más similares a los de vidrio, son inodoros y gozan de una alta durabilidad.

Sin embargo, ninguno de estos distintos tipos de plásticos tienen la misma resistencia a los arañazos que el vidrio, y con el paso del tiempo veremos cierta erosión. Además, presentan menor tolerancia al calor que su contrapartida de vidrio, por lo que no debemos hervirlos y en caso de esterilizarlos, que sea con vapor.

Por último, es mejor no introducirlos al microondas para que se mantengan en el mejor estado posible y podamos alargar su vida útil al máximo.

Como puedes ver, la mayoría de decisiones que tendrás que tomar respecto a los biberones son una cuestión de pragmatismo y gusto. Cada material y tamaño tiene unas ventajas y utilidades distintas, y dentro de las gamas de NUK encontrarás una gran variedad también en cuanto a diseño, tetinas, etc. ¿El mejor consejo? Prueba. Entre tú y tu bebé encontraréis el biberón que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Imágenes | NUK, Unsplash