Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La educadora y pedagoga Maria Montessori sostenía que los niños aprenden sobre todo imitando a los adultos que los rodean. Los padres, en particular, son sus modelos principales, convirtiéndose así en sus verdaderos ídolos. Por lo menos hasta cierta edad.

El cine, el deporte, la radio y, más tarde, la televisión e Internet, han sido y son la fábrica de producción de los héroes de los más pequeños. Sin embargo, los modelos varían en función de las épocas. Hace exactamente cincuenta años, el alunizaje de Armstrong y Aldrin se televisó en todo el planeta. Y millones de niños y niñas soñaron con convertirse en astronautas. Medio siglo después, un estudio de Lego revela que los que desean ser youtubers son tres veces más que los que aspiran a la exploración espacial.

Eso sí, para los más pequeños, de 0 a 3 años, los ídolos absolutos siguen siendo sus padres. En esa fase, sus gustos son una consecuencia directa de las sugerencias de papá y mamá, de modo que aprovechan estos primeros años para plantar algunas semillas de sus pasiones. El caso típico es el del fútbol, con las habitaciones de los niños que se llenan de textiles, chupetes, biberones… del Real Madrid o del Barça.

Héroes infantiles

Todo va más rápido

Hoy en día, los niños desarrollan una personalidad crítica cada vez más temprano. Y las modas consumen la popularidad de los personajes mucho más rápido que en el pasado. De este vórtice parecen salvarse algunos personajes clásicos incombustibles, como Mickey Mouse. Este personaje de Disney sigue deslumbrando a los más pequeños generación tras generación y protagonizando sus objetos de uso cotidiano, como los de esta colección de NUK, que puede acompañar al pequeño desde los biberones para bebés hasta la vajilla de mayores.

La atemporalidad de algunos personajes les permite resistir a las modas y cruzar las generaciones sin daños. Mickey es un ejemplo perfecto de cómo una figura clásica puede adaptarse a los nuevos tiempos. De hecho, hoy los personajes favoritos de los niños son héroes globales y aparecen no solo en televisión o en el cine, sino también en videojuegos y sitios web. Las tiendas especializadas e Internet ofrecen un sinfín de maravillosos productos que fomentan los sueños y los deseos de los críos.

Pero si hay algo que no cambia, es que el juego sigue siendo un elemento fundamental en el proceso de crecimiento. Es por eso que la elección de los personajes con los que acompañar a los niños en esta delicada fase es algo que se debe considerar con mucho cuidado. Los pequeños son esponjas y los modelos que se les ofrecen deben seleccionarse con atención. Sobre todo en una época donde existe una variedad abrumadora de estímulos. Una realidad que otras generaciones no conocieron.

Héroes infantiles

Los juegos de los abuelos

Los abuelos de los niños de hoy encontraban la mayoría de sus personajes favoritos en la realidad. Solían buscar cromos o canicas con los rostros de los ciclistas más famosos de la época. El deporte, de hecho, a través de la radio y la televisión, siempre ha sido un poderoso productor de ídolos. Futbolistas, pilotos, boxeadores o toreros han sido y son los héroes de millones de infantes. A estos se sumaban los personajes de los ‘tebeos’, como Capitán Trueno, El Jabato o Hazañas Bélicas, que también alimentaron la fantasia de los que fueron niños hace cincuenta o sesenta años.

Antaño, sin embargo, se tenía que tirar más de imaginación para dar sustancia al juego y a los personajes. Algunas cucharas de madera robadas de la cocina eran suficientes para simular peleas entre indios y vaqueros. La fantasía encontraba nutrimento en el deporte, pero también en el cine o los cómics, aunque esto no se tradujera directamente en merchandising.

En esa época las niñas se dedicaban mayoritariamente a imitar a su principal ídolo: su mamá. Por tanto, abundaban los juegos de cocina y las muñecas de tela eran cuidadas, vestidas y peinadas con mucho esmero. Cabe decir que Barbie, la primera muñeca en convertirse en un modelo de estilo universal, nació en 1959, pero llegó a España solo en 1978. Es significativo que ahora el público objetivo de Barbie tenga entre 3 y 6 años, cuando antes solía guastar a niños y niñas mucho más mayores. Hoy los peques maduran sus gustos mucho más rápido.

Héroes infantiles

De héroes a juguetes

El poder de convencimiento de los niños sobre sus padres es cada vez mayor y la conversión de los personajes favoritos de un niño en una marca comercial refuerza el culto a estos nuevos ídolos y, en unos casos, obliga a los padres a verdaderos desafíos. En Navidad no es infrecuente asistir a las peleas de estimados directivos trajeados para hacerse con la última figura de Peppa Pig. Sin embargo, y pese a que los juguetes tematizados con los personajes más populares se hayan ido consolidando también para las edades más tempranas, hasta los tres años el juego es principalmente imaginativo.

El objeto no se usa para su propósito típico, sino como algo diferente. Por ejemplo, un palo puede convertirse en una espada o una olla en un sombrero. Igual que hacían los niños de las generaciones anteriores, solo que para ellos esta fase de ‘simulación’ duraba necesariamente más tiempo. Durante esta etapa, se pueden introducir de forma gradual algunos matices o personalizaciones, tratando de interpretar los gustos nacientes del bebé.

En los primeros años de edad, las canciones infantiles y las figuras que ilustran pequeñas historias tienen un gran poder de sugestión. En particular, un clásico entre las pasiones de los niños pequeños son los animales. Peluches o ropa que incorpore imágenes de animales son un éxito garantizado, como demuestran estos chupetes y vasos para niños de NUK, que lucen un diseño muy divertido gracias a las imágenes de tigres, koalas, ballenas y osos.

Héroes infantiles

Además, a partir de los tres años, los puzzles se convierten en excelentes juguetes educativos. Suele triunfar porque presentan imágenes de los personajes favoritos que los pequeños comienzan a seleccionar de los numerosos programas de televisión dedicados a ellos: La Patrulla CaninaFrozen o Masha y el oso, entre los más actuales.

El poder de los dibujos animados

De hecho, los dibujos animados son desde hace muchos años uno de los motores principales de la imaginación de los niños. Y cada generación tiene sus propios dibujos para identificarse. Los clásicos de Disney, como Mickey MouseCenicientaPeter Pan o Winnie the Pooh, o de Hanna y Barbera, como Tom y JerryEl oso Yoghi o Los Picapiedra han aguantado el paso de los años y siguen siendo personajes muy queridos por los niños. Igual que lo fueron por sus padres y abuelos.

Héroes infantiles

Estas creaciones míticas se establecieron en un momento en que la televisión aún no era el centro de la casa. Su éxito fue más paulatino a nivel mundial, pero su mecha resultó ser mucho más larga que la de la mayoría de los efímeros ídolos contemporáneos. Valga como ejemplo de ello, la parábola de Miley Cyrus-Hanna Montana, en lucha por mantener el éxito después de haber sido una heroína infantil.

Todo comenzó a cambiar realmente con la llegada de programas de televisión dedicados específicamente a los niños. Con ellos, se asomó una miríada de nuevos personajes. Los que hoy en día tengan cuarenta años fueron niños cuando las canicas comenzaban a desaparecer y las cadenas privadas les proponían una nueva clase de héroes. Los niños y las niñas comenzaron entonces a imaginarse en el papel de Mazinger ZEl Vengador o incluso Espinete.

Antiguo y moderno conviven

Si bien el fenómeno es más antiguo, fue a partir de los años setenta y ochenta cuando los personajes infantiles empezaron a ocupar establemente camas, ropa, juguetes, biberones, chupetes y mucho más. Los héroes clásicos como Micky Mouse se juntaron gradualmente con personajes más recientes, como Dragon Ball, hasta llegar a la princesa Frozen.

Héroes infantiles

Las vastas colecciones de productos infantiles temáticos de Nuk son un ejemplo de esta variedad de personajes y de cómo conviven perfectamente a lo largo de las diferentes generaciones. De hecho, la marca ha logrado una propuesta capaz de reunir a los niños (y padres) futboleros con los apasionados de Disney, en un catálogo de artículos para la infancia amplio y divertido.

Los personajes preferidos de los niños han cambiado mucho en el transcurso de estas tres generaciones. También se han modificado los mecanismos de producción y difusión de esas pasiones. Esos cambios, de por sí, no son negativos, al contrario, han ofrecido una mayor y mejor elección. Sin embargo, es reconfortante saber que el papel clave asignado por Maria Montessori a los padres todavía sigue siendo válido.

Imágenes | PxherePixbay, NUK