Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Las primeras vacaciones con el bebé son un acontecimiento que produce gran ilusión en la familia. Porque pasar el ocio estival con el «recién llegado» puede ser toda una aventura, incluso desde el momento que nos planteamos preparar la maleta para el pequeño.

¿Cómo vamos a meter en una maleta todo lo que usamos cada día en casa? Te lo aseguramos: viajar con bebés es posible sin necesidad de cargar con un remolque.

Y es que, hasta el año, la cantidad de accesorios que requiere el cuidado del bebé es considerable: pañales, toallitas, cambiador, chupetes, biberones, esterilizadores, vasos de aprendizaje, mordedores, etc. Pero con este kit básico que te proponemos, viajarás solo con lo indispensable (lo que te costaría encontrar en tu lugar de destino) para que no te falte de nada a la hora de atender a tu bebé como si estuvieras en tu propio hogar. He aquí los imprescindibles para el pequeño a la hora de hacer su maleta para las vacaciones.

Eso sí, si no queremos llevarnos un disgusto, nos aseguraremos de que los accesorios que va a usar nuestro bebé sean seguros, estén homologados y hayan sido diseñados por expertos en productos infantiles. Entre las firmas especialistas en el entorno de los más pequeños, se encuentra NUK, una marca con más de 60 años de experiencia y con un amplio catálogo de productos para cubrir las diferentes necesidades de niños y bebés.

La alimentación, como en casa

Tanto si tu bebé continúa con lactancia materna exclusiva, como si has introducido leche de fórmula o alimentación complementaria, necesitarás contar con accesorios que te permitan mantener fuera de casa las rutinas de cada comida o toma, tan importantes en los primeros meses de vida.

Como elemento común a casi cualquier tipo de alimentación en cualquier edad del bebé, es aconsejable llevar una bolsa térmica con enfriadores para transportar tanto biberones de leche materna como recipientes con comida (triturada o no). Igualmente, no podrán faltar en la bolsa de viaje del bebé los baberos, como mínimo, uno para cada día de la semana, aunque dependerá de si tienes acceso o no a una lavadora.

El resto de accesorios para la alimentación del pequeño durante las vacaciones dependerá de la etapa en la que se encuentre. Veámoslos a continuación.

Leche materna para los lactantes

Si hablamos de lactancia materna, puede resultar muy útil viajar con un sacaleches que te permita tanto mantener la producción como proveer de su alimento natural al bebé en caso de que no pueda estar en algún momento junto a su madre. Lo más práctico en las vacaciones es recurrir a las bolsas de leche materna para el almacenamiento en la nevera o el congelador.

Igualmente, es una buena idea incluir unos cuantos con discos de lactancia en el equipaje, para evitar manchas y garantizar la comodidad de la madre lactante fuera de casa.

Biberones y tetinas

Tanto si ofreces al bebé algunas tomas de leche materna con biberón como si lo alimentas con lactancia mixta o solo a base de leche artificial, los biberones serán un imprescindible durante las vacaciones. Te aconsejamos llevar un mínimo de tres biberones con tamaños adecuados a las cantidades de leche o cereales que suela demandar el pequeño.

En cuanto a las tetinas, te aconsejamos aprovisionarte de al menos el mismo número que de biberones y siempre una tetina por cada tipo de alimento o bebida que tome el bebé con el biberón: una para agua, una para leche y otra para cereales.

Por otra parte, para salir de casa sin preocupaciones en lo que a la alimentación del bebé se refiere, te recomendamos meter en la maleta un juego de dosificadores de leche en polvo individuales, en los que además podrás almacenar cereales e incluso trozos de fruta o verdura si tu retoño ha comenzado ya con la alimentación complementaria.

Y lo que nunca puede faltar es un limpiabiberones que te permita reutilizar los recipientes y las tetinas cuantas veces lo necesites. En este sentido, puede resultarte útil hacerte con una botellita tamaño viaje con el jabón limpiabiberones que suelas utilizar. No obstante, para desinfectar todos los biberones e incluso los accesorios del sacaleches al final del día, quizá prefieras un esterilizador de microondas.

Por último, no olvides la opción de tener un biberón caliente allá donde vayas con el coche en vacaciones si te llevas un calientabiberones con esta función.

A partir de los seis meses

La comida de los más mayorcitos, a los que ya les han introducido sólidos y semisólidos, también requerirá sus propios utensilios, como cucharas de silicona, ideales para el aprendizaje, o accesorios pensados para nuestra comodidad fuera de casa. Por eso, en el equipaje del bebé a partir de los 6 meses podemos meter un bol con tapa que se pueda calentar en el microondas y, a ser posible, que cuente con una ventosa en la base para mayor seguridad tanto si le das de comer como si dejas que experimente por sí solo.

Otra posibilidad, si eres de las que defienden el lema «mejor que no falte» son los vasos y biberones de entrenamiento, que permitirán mantener hidratado a tu bebé allá donde vayáis favoreciendo además su aprendizaje para la transición del biberón al vaso. Elige uno antigoteo, muy práctico para llevar en la mochila sin derramar agua.

Higiene y cuidado del bebé en vacaciones

De cara a las primeras escapadas con el bebé fuera del «territorio conocido» conviene preparar una bolsa de aseo o neceser con sus básicos para el baño. Contendrá desde los pañales (al menos para el primer día) y el cambiador de viaje hasta el gel, el champú y la colonia en formato viaje pasando por la pomada para las irritaciones del pañal o el aspirador nasal.

Igualmente te resultará útil contar con un pequeño botiquín que incluya termómetro, paracetamol, unidosis de suero, gasas, así como cualquier tipo de vitaminas o probióticos que esté tomando tu bebé en ese momento.

Como durante las vacaciones de verano es muy probable que tengas que proteger a la criatura del sol, son obligatorios la crema solar de máxima protección y específica para niños, un gorro y una camiseta de baño con filtro solar si vais a pisar la playa o la piscina.

Lo que no deberíamos olvidar

No hablamos de la leche en polvo o la ropa del bebé, sino de aquellos accesorios que te sacarán de un apuro en más de una ocasión durante las vacaciones con tu bebé. Nos referimos, en primer lugar, a los chupetes, que a veces son nuestra salvación cuando nuestro pequeño no puede dormir o está alterado y necesita relajarse.

Conviene equiparse con tres o cuatro para poder tener uno limpio siempre disponible, así como un par de sujetachupetes para evitar que caigan al suelo continuamente o se pierdan. Más aún, un portachupetes higienizable como este de NUK, que viene con chupete incluido en el pack, es muy útil para esterilizar los chupetes con rapidez y comodidad usando el microondas.

Igualmente, los mordedores son un imprescindible de los viajes con bebés, especialmente cuando los pequeños se encuentran en esas etapas en las que necesitan calmar sus encías constantemente.

 

Cerramos este pequeño listado con un detalle en el que quizá no habías reparado: una pequeña representación de sus sonajeros, muñecos o peluches favoritos (los de pequeño volumen) para favorecer los ratos de entretenimiento que seguro demandará tu bebé. Eso sí, si el apego es fuerte, lo peor que puede pasar es que lo olvides en alguna terracita, así que habrá que estar con mucho ojo.

Ahora que ya tienes una idea de cómo preparar tu kit básico de viaje para el bebé solo te queda decidir dónde disfrutaréis de vuestras primeras vacaciones. ¿Playa o montaña? Comienza la aventura…

Imágenes | Unsplash / Valeria ZoncollPexels / Dalila Dalprat