Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Miras el calendario y ves la fecha señalada en rojo. En cuestión de un par de semanas, tu hermana/cuñada/mejor amiga sale de cuentas… y tú todavía no sabes qué vas a regalarle. La llegada de un recién nacido a cualquier familia es una auténtica revolución, incluso aunque no sea el primero. Y no solo para los padres. Todo el entorno parece modularse acorde a esta llegada, y comienzan las llamadas para organizarse con las visitas, acercarse a echar una mano, hacer una compra, acompañar al médico, encargarse de los recados… Y, por supuesto, aparecen los mensajes entre todos con una pregunta muy concreta: y tú, ¿qué le vas a regalar?

Papá y mamá seguramente se hayan encargado de una buena parte de todo lo que va a necesitar su peque cuando llegue, y quizá estén demasiado hasta arriba con los últimos preparativos para daros pistas. Si ese es el caso y no sabes muy bien por dónde tirar, no te preocupes. La primera recomendación es que te sincronices con el resto de la gente que va a tener un detalle con ellos. No hay nada peor que acumular trastos innecesarios o incluso repetidos. El nacimiento de un hijo ya tiene bastante revuelo alrededor como para complicarlo con cosas como ir a hacer un cambio o devolución, o tener el cacharro de turno cogiendo polvo abandonado en un rincón.

Lo que más te agradecerán estos nuevos padres son cosas prácticas, que puedan utilizar y que les resuelvan, como se suele decir, la papeleta. Y de esas ideas tenemos unas cuantas para proponerte.

Para mamá

Seamos sinceros. Cuando una mujer acaba de parir, el mundo parece dar un salto y ese foco que durante nueve meses ha estado centrado en ella, de repente pasa directamente al bebé mientras la nueva mamá se funde con el decorado hasta convertirse en el «Árbol 3» de la función. Algo absolutamente injusto, teniendo en cuenta la proeza que acaba de realizar. Así que si en lugar de regalarle algo al bebé —o mejor dicho, de únicamente regalárselo al bebé—, tienes un obsequio para esa madre, seguramente ella lo apreciará aún más y se sentirá un poquito menos abrumada.

¿Y qué necesita una madre reciente? Infinidad de cosas. Muchas ni siquiera podrá proporcionárselas su entorno más cercano, pero sí que tenemos algunas pistas que podemos darte para que le hagas un poco más fáciles esos primeros días de absoluta vorágine.

Comida: sana, saludable y lista para comer

Si papá no tiene mano en la cocina, o por el motivo que fuera, su baja de paternidad es escasa y tiene que reincorporarse al trabajo cuanto antes, el tema de las comidas suele recaer en la madre. Una preocupación que se suma a las otras 1.387 preocupaciones que tiene la madre de un recién nacido.

Aquí tienes un par de opciones que son la mar de interesantes. La primera es hacer una buena compra y acudir a casa de la futura mamá para prepararle una cantidad considerable de tuppers para congelar y que le vendrán de lujo en las primeras semanas. De esta forma, podrás pasar un rato con ella distendido y haciendo algo que le será increíblemente útil. Nada de hacerla cocinar si está cansada —cosa muy probable en las últimas semanas de embarazo— y menos aún estar de pie durante ratos muy largos. Colócala una buena silla en la cocina y dale conversación mientras tú haces la preparación. Te lo agradecerá en el momento y cada vez que solo tenga que sacar un tupper del congelador para tener algo rico que comer.

Otra opción, si la cocina no es lo tuyo o tienes el tiempo muy limitado, es contratar un servicio de comidas a domicilio. En la actualidad, especialmente en las grandes ciudades, hay multitud de empresas que se dedican a diseñar menús semanales saludables y hacértelos llegar a casa, de manera que lo único que necesitas es calentar la comida y listo. No te preocupas de comprar, cocinar y, lo peor de todo, de pensar qué demonios vas a preparar para la cena. Abres, calientas y a comer.

Al final, aquí lo que les está regalando a los papá es el tiempo que dedicarían, de lo contrario, a cocinar ellos sin sacrificar el hecho de comer de manera sana y rica.

Una sesión de spa

Criar es agotador. Sobre todo porque no se hace en un vacío, aislado del resto de la vida, no. Justo antes se pasa por unas cuantas horas de parto, y nueve meses de embarazo nada despreciables que pueden haber ido acompañados de todo tipo de incomodidades y molestias. Así que al final de esa carrera de fondo que es gestar, te encuentras no con un descanso, sino con la tarea más importante que podemos afrontar en nuestra vida. Nos merecemos una pausa.

Seguramente ninguna mamá recién parida quiera separarse de su bebé, así que tienes que tener en mente que este regalo será para un poquito más adelante, cuando ya se conozcan bien, el peque esté asentado y la rutina cobre cierta apariencia de normalidad. Una sesión de spa que incluya masajes, aguas termales o tratamientos de belleza relajantes puede ser un plan perfecto para una mamá agotada. Ofrécete para ayudar al papá a cuidar del bebé, si lo necesita —y así puedes aprovechar para darle unos cuantos achuchones de tía—.

Un básico de la lactancia

Quizá no estés demasiado familiarizada con este aparato, pero si esa futura mamá está pensando en mantener una lactancia materna, es muy posible que tarde o temprano tenga que conocer a nuestro amigo, el sacaleches. El sacaleches eléctrico Nature Sense de NUK puede convertirse en un aliado indispensable durante toda la lactancia. Ayuda a descongestionar el pecho si las tomas no son todo lo eficientes que deberían, a sacar leche en caso de que quiera crear un banco de cara a la vuelta al trabajo o, si por diferentes circunstancias, tiene que hacer una lactancia en diferido. Este modelo concreto cuenta con 4 ritmos y 4 fuerzas de succión diferentes para adaptarse a la fisiología de cada mamá. Además te permite guardar tu combinación favorita para no tener que andar «configurándolo» en cada extracción.

Para el peque

Va a ser el centro de atención de familia, amigos y conocidos. Así que nuestro primer consejo es que preguntes, bien a los papás, bien a la gente más cercana, qué es lo que necesitan/qué les van a regalar. Si tienes vía libre y andas escasa de ideas, no te preocupes. Aquí estamos para ayudar a tu creatividad.

Los básicos del recién nacido

A todos los padres y madres recientes se les olvida comprar algo que ni siquiera tenían en mente que iban a necesitar. Y de repente, surge esa necesidad imprevista… y tú estás ahí para aprovechar el momento y ejercer de tía con autoridad. Por ejemplo, puede que hayan decidido alimentar a su pequeño con lactancia materna, pero hay veces que necesitamos, por el motivo que sea, tener un buen biberón a mano —para hacer alguna toma en diferido, para dar agua más adelante, en torno a los seis meses, o por si la lactancia materna se transforma en mixta—.

La colección Nature Sense de NUK está diseñada para que sus tetinas sean lo más parecidas posibles al pecho materno: cuentan con múltiples y finos orificios, una base más ancha y flexible y una válvula anticólico que evita, en la medida de lo posible, que los bebés ingieran aire durante la toma. Todo con el fin de proporcionar un flujo lo más natural posible y generar las mínimas interferencias con la lactancia. Estos biberones son ideales, por tanto, para tener cerca llegado el caso.

Lo mismo sucede con el chupete. El uso o no del mismo es una elección totalmente personal de cada familia, pero es un buen regalo para sacarnos del apuro —sobre todo si inicialmente han decidido no utilizarlo y, pasado un tiempo, se dan cuenta de que no les vendría mal—. Los chupetes de NUK cuentan con tetinas anatómicas (de látex o de silicona) que imitan el pezón y se adaptan perfectamente al paladar del bebé. Tienen una cantidad de diseños tremenda, y puedes combinarlos con accesorios a juego como la cadenita sujetachupetes o la cajita para llevarlo limpio a todas partes.

Los salvavidas

En esta categoría metemos todos aquellos regalos que, en un momento dado, son auténticos salvavidas para los papás y las mamás. Y la reina de esta categoría es, sin duda, la hamaca. Las hay de todas las formas, colores y tamaños que puedas imaginar, aunque nuestra recomendación particular es que busques una que se meza sola o vibre. Y si tiene caja de música o un arco con peluches con el que el peque pueda entretenerse, mejor todavía. Y es que hay pocas cosas tan habituales como verte sola en casa, con el peque pegado a su madre o su padre como una lapa sin querer dormirse… y que necesite darse una ducha como el comer. Las hamaquitas son portátiles, pueden colocarse en cualquier lado y dan un instante de tranquilidad cuando se necesitan las dos manos libres.

Una función similar cumplen los fulares y mochilas ergonómicos. Si este va a ser tu regalo, acude a una tienda especializada donde te hagan una asesoría de porteo —o regálaselo con un vale, incluso, en pack con el fular— y te expliquen bien qué es porteo ergonómico y qué no. Y es que las mochilas no son solo para salir a la calle. Si necesitas, por ejemplo, calentar ese tupper de comida del que hablábamos antes en el microondas, puedes poner a tu peque en su fular y listo.

El vigilabebés, como este de NUK, también viene de lujo. Puede que pienses que está en la habitación de al lado y lo escucharán perfectamente, pero no hay nada más incómodo —y que genere más tensión— que estar viendo la tele mientras cenas y tener que estar constantemente quitando el sonido por si ese ruidillo que has escuchado es el bebé, el gato del vecino o la serie que estás viendo.

Y, por supuesto, no podíamos dejar de mencionar un clásico: la bañera. Portátil, preferiblemente, tanto si tienen una casa pequeña como si no. Y es que la cantidad de trastos que acumula un recién nacido ya es más que suficiente de por sí. Hay bañeras portátiles que llegan hasta los 4 años y que caben perfectamente en un plato de ducha. Pueden bañar al niño directamente en el cuarto de baño, sin tener que cargar con la bañera llena de agua hasta la habitación —como pasa con las bañeras-mueble— y si van a un viaje largo y su bebé es pequeño todavía, pueden llevarla con comodidad.

Para cuando sea un poco más mayor

Quizá ya tengan todo cubierto para las primeras etapas. Eso no significa que te vayas de manos vacías. Puedes elegir regalos que utilizarán más adelante, pero nuestro consejo es que vayas a por cosas que sean útiles y no ocupen demasiado espacio. Por supuesto, puedes ejercer de tía y regalarle su primer triciclo, correpasillos o casita de tela. Pero quizá sean regalos que tarden bastante en utilizar y que ocupen un sitio precioso cuando llega ese gas en expansión que es un bebé con todos sus complementos. Por ejemplo, una vajilla para cuando comience la alimentación complementaria, como la de NUK con motivos de Mickey Mouse, puede ser una opción práctica y que ocupa lo mínimo.

Lo mismo pasa con la Trainer Cup Evolution de NUK, ideal para cuando comienzan a beber líquidos por su cuenta. Tiene un diseño precioso y asas ergonómicas para que la transición desde el biberón sea lo más suave posible.

Como puedes ver, todas nuestras propuestas son esencialmente prácticas. La ropita de bebé ni la mencionamos, porque seguramente tendrán toneladas. Lo mismo con los básicos, como la cuna, son frentes que están más que cubiertos. Nuestro consejo aquí es que preguntes, siempre, para saber qué es lo que mejor les viene. Al final, cuando tienes un peque, lo que necesitas es pragmatismo, regalos útiles y cero trastos.

Imágenes | NUK, Unsplash